Picotazo Político

Las noticias al minuto

Horacio Rafael Rodríguez Montalvo 1

La Política Desde la Psicología

Efectos psicológicos en los niños en los procesos de denuncia ante autoridades

Por el Dr. Horacio Rafael Rodríguez Montalvo

Uno de los puntos que se discuten entre los políticos es el desempeño del poder judicial. Crítica que, en lo personal, se lo dejo a los expertos en leyes, pero sí es importante mencionar los impactos psicológicos que tienen las personas que pasan por un proceso judicial. Concretamente, haré mención del caso de una niña de 4 años que presuntamente experimentó abuso sexual por parte de su tío, quien fue liberado debido a la falta de información que no pudo aportar al juez, y que fue clave para decidir que no había culpabilidad en el acusado.

Un punto relevante que deben entender los políticos que participan en la elaboración y aprobación de leyes es el efecto que causa en las víctimas la falta de procesos elaborados considerando los diferentes tipos de víctimas, como, por ejemplo, la atención a infantes.

La infancia es una etapa crucial en el desarrollo humano, donde las experiencias tempranas pueden tener un impacto profundo en la salud mental y emocional a largo plazo. Los niños que se enfrentan a situaciones de abuso, maltrato o violencia a menudo se ven obligados a denunciar ante las autoridades para buscar protección y justicia. Sin embargo, este proceso debe contemplar que puede tener efectos psicológicos significativos en los niños, que van desde el miedo y la ansiedad hasta el retraimiento social y el trauma a largo plazo.

Uno de los efectos más comunes en los niños que denuncian abusos es el miedo. El temor a represalias por parte del agresor o de otros miembros de la familia puede llevar a los niños a sentirse inseguros y vulnerables. Este miedo puede manifestarse en forma de ansiedad, pesadillas o comportamientos regresivos, como mojar la cama o chuparse el dedo, especialmente en niños pequeños que aún no tienen la capacidad de expresar sus sentimientos verbalmente.

Además del miedo, los niños que denuncian abusos también pueden experimentar sentimientos de culpa y vergüenza. A menudo, los niños se sienten responsables de lo que ha sucedido, especialmente si el agresor es un miembro de la familia o alguien cercano. Esta culpa puede ser abrumadora y dificultar la capacidad del niño para hablar sobre su experiencia y buscar ayuda.

El proceso de denuncia en sí mismo también puede ser traumático para los niños. Tener que repetir una y otra vez los detalles del abuso puede ser extremadamente angustiante y revivir la experiencia traumática una y otra vez. Esto puede llevar a los niños a desarrollar síntomas de estrés postraumático, como flashbacks, evitación de situaciones relacionadas con el trauma y problemas para dormir.

Estudios han demostrado que los niños que han sido víctimas de abuso tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas de salud mental, como depresión, ansiedad y trastornos de la conducta alimentaria, en la adolescencia y la edad adulta.

Es importante tener en cuenta que los efectos psicológicos en los niños durante los procesos de denuncia pueden mitigarse en gran medida con el apoyo adecuado. Los niños que cuentan con el apoyo de profesionales capacitados, como psicólogos infantiles o trabajadores sociales, así como el apoyo de su familia y comunidad, tienen mayores probabilidades de recuperarse de la experiencia traumática.

Y como este ejemplo hay varios que deben contemplar los candidatos a puestos del poder ejecutivo y legislativo, para hacer propuestas que ayuden a atender estos problemas que van al alza en nuestro país.

“El silencio de un niño nunca debería ser más fuerte que la voz de quienes tienen el poder de protegerlo.”

About Author

Verified by MonsterInsights